La lucha feminista en Nicaragua contra un Estado que da la espalda a las mujeres

El pasado 8 de marzo las feministas nicaragüenses tomaron las calles de su capital, Managua, para denunciar la violencia diaria que sufren las mujeres en el país centroamericano y clamar contra los abusos del patriarcado y el denotado machismo de la sociedad nicaragüense.

En un país con una población de 6,1 millones de habitantes y una tasa alta de pobreza, concentrada en su mayoría en las zonas rurales, la situación que viven las mujeres es especialmente dura, ya no solo por la situación económica sino también por las desigualdades presentes en las estructuras sociales del país. Por eso, el Día Internacional de la Mujer amaneció con la presencia de muchas mujeres nicaragüenses mostrando su rechazo a una sociedad y un Estado que no recogen la problemática real de la violencia contra las mujeres.

Sin embargo, más allá de una concentración pacífica en una fecha tan marcada como el 8 de marzo, las autoridades contestaron la manifestación con un amplio despliegue policial, un hecho que contribuyó a alimentar las tensiones ya de por si existentes entre el Estado y los colectivos de mujeres del país que denuncian su rechazo y desacreditación.

Andrea Núñez-Flores, trabajadora para una ONG en Nicaragua, denuncia la excesiva presencia policial durante la manifestación del pasado 8 de marzo, que en algunos momentos llegó a superar el número de manifestantes e impidió el normal transcurso de la manifestación. “Tuvimos que cambiar por completo el rumbo de la marcha”, explicó a Mayhem Revista.

Esta situación no es un asunto aislado de presión sobre estos grupos, sino que viene siendo una práctica habitual en la rutina de censura y represión del gobierno nicaragüense a los colectivos que no se muestran favorables a su gestión, entre ellos el Movimiento Feminista de Nicaragua y todos los grupos que forman parte del mismo. “Los colectivos de mujeres están bastante reprimidos. Esto es sobre todo por el hecho de ser grupos que critican al gobierno”, concluye Núñez-Flores.

Las mujeres denuncian la violencia y los abusos en Nicaragua

Durante los últimos años en Nicaragua se ha incrementado el número de adolescentes e incluso niñas embarazadas, un hecho que se encuentra muy relacionado también con el aumento de los abusos sexuales dentro del ambiente más cercano de las mujeres. Según denuncian los colectivos feministas, muchos de estos abusos son cometidos por parientes y familiares cercanos a las jóvenes.

Para denunciar el contexto de violencia que sufren las mujeres en Nicaragua, y sacar del ámbito privado los feminicidos las mujeres nicaragüenses piden que desde el Estado se proteja a las mujeres.

En este sentido, una de las luchas de las mujeres nicaragüenses se encuentra en el plano conceptual y estadístico, ya que el gobierno no contabiliza dentro de los denominados feminicidios los asesinatos de mujeres que han fallecido por “cuestiones de género”, tal y como sostiene Andrea Núñez-Flores. Un hecho que solo contribuye a invisibilizar aún más el problema de la violencia contra las mujeres.

Otra de las reclamas de las feministas es el derecho al aborto, que en Nicaragua se encuentra totalmente penalizado, incluso el aborto terapéutico. Las feministas reclaman una regulación para el mismo, recordando que Nicaragua tiene un alto índice de violencia contra las mujeres y de abusos sexuales.

Por su parte, la sociedad nicaragüense, sufre también un alto índice de “acoso callejero” que no es percibido por parte de los hombres como tal, los colectivos feministas denuncian que no existe todavía una conciencia de rechazo al mismo, “Es una locura y encima lo llaman “enamorar” o “piropear” cuando es acoso, puro y duro”, sentencia Núñez-Flores. Sobre su sensibilización y denuncia también se encuentran trabajando los distintos colectivos nicaragüenses.

La polémica Ley 779 contra la violencia de género

Actualmente, uno de los puntos más conflictivos acerca de la situación de las mujeres en Nicaragua es la disputa surgida en torno a la Ley Integral Contra la Violencia Hacia las Mujeres, promulgada el 22 de Febrero de 2012 y popularmente conocida como Ley 779, que en principio preveía sanciones de hasta 30 años de prisión a los hombres que ejercieran violencia física o psicológica sobre las mujeres, y evitaba la mediación entre la víctima y el acusado, que pasaba a ser juzgado en tribunales especiales.

Sin embargo, las presiones de la Iglesia Católica –institución que goza de un peso notorio en el país centroamericano– de grupos evangélicos y también de muchos hombres apoyados por estos grupos manifestaron su disconformidad con la ley y comenzaron a expresar de manera pública su rechazo llegando a presionar directamente al gobierno, algo que denunciaron las mujeres del Movimiento Feminista de Nicaragua.

“No es cierto que hay una cacería en contra de los hombres, al contrario, lo que reclamamos es que ha sido insuficiente”, afirmaba entonces a BBC Mundo Azalea Solís, militante del Movimiento Autónomo de Mujeres de Nicaragua.

Marcha contre la violencia en Managua, 25 de noviembre 2014 (Foto: Mathieu-Etienne Gagnon/Oxfam en Flickr)

Marcha contre la violencia en Managua, 25 de noviembre 2014 (Foto: Mathieu-Etienne Gagnon/Oxfam en Flickr)

Las protestas de los grupos religiosos y de la sociedad nicaragüense consiguieron que el presidente Daniel Ortega modificase la ley un año después de su promulgación, reformando uno de sus aspectos fundamentales, la no mediación entre la víctima y el acusado, un hecho que habían venido declarando la Iglesia Católica y parte de los nicaragüenses alegando que las medidas contenidas en la Ley 779 solo contribuirían a la destrucción de las familias.

Para el movimiento feminista nicaragüense, del que en 2011 formaban parte 17 agrupaciones distintas, esta modificación ha supuesto un retroceso democrático muy grande para las mujeres, tal y como denuncia el Movimiento Autónomo de Mujeres. “El reglamento de la ley 779 es un escalón más en el esquema de control político”, afirmaron en un comunicado. En este sentido, consideran que la medida ha supuesto un retroceso en toda regla y afirman que la enmienda solo contribuirá a recluir al ámbito privado los feminicidios y a ocultar la violencia de género presente en el país.

Las otras demandas de las mujeres nicaragüenses

El movimiento feminista en Nicaragua -cuyo papel en el derrocamiento de la dictadura de Somoza y su apoyo inicial al Frente Sandinista fue crucial- cuenta con una larga trayectoria, especialmente combativa desde los años sesenta. Desde entonces, las mujeres han jugado un papel relevante dentro del asociacionismo vecinal y la lucha por las mejoras de los barrios, el movimiento sindical y las demandas estudiantiles.

Además de su lucha contra la violencia de género, el movimiento feminista de Nicaragua también ha denunciado las condiciones de pobreza y extrema pobreza en las que vive  un porcentaje muy alto del país y las amplias desigualdades económicas entre las distintas clases sociales, las desigualdades sexuales y la penalización en todos los supuestos del aborto. En este sentido, las feministas de Nicaragua han  realizado serios llamamientos al Estado para que tome conciencia real del problema de desigualdad y violencia, instándole a participar activamente mejorando la legislación de las leyes de educación, violencia y propiedad de las tierras.

Finalmente, un asunto que preocupa tanto al Estado nicaragüense como a las feministas es la presencia de mujeres en el espacio político. Si bien un informe elaborado en 2011 por el Movimiento Feminista de Nicaragua denunciaba la escasez de mujeres en la política, lo cierto es que a día de hoy la problemática parece estar relacionada con el débil poder que poseen las mujeres que llegan a formar parte de instituciones, partidos e incluso del parlamento.  “Hay muchas mujeres en las instituciones, pero el poder real que tienen es lo cuestionable”, lamenta Andrea Núñez-Flores desde Managua.

***

Foto de portada: Marcha contre la violencia en Managua, 25 de noviembre 2014 (Foto: Mathieu-Etienne Gagnon/Oxfam en Flickr)

¿Te gusta Mayhem Revista? Recibe nuestras entradas en un boletín semanal. Apúntate aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s