Historia de dos ciudades (contaminadas)

Con el paso del tiempo, el ser humano ha ido dejando atrás el campo para concentrarse en grandes urbes en búsqueda de más oportunidades y mejores servicios. Sin embargo, la industrialización y masificación de las ciudades ha tenido sus consecuencias. Una de ellas es el empeoramiento de la calidad del aire que respiramos (como se puede comprobar en este mapa interactivo en tiempo real), aunque no es la única. Hoy en día a nadie escapa que la contaminación, en cualquiera de sus formas y aunque a veces parezca invisible, tiene consecuencias muy graves, tanto en la salud de las personas como en el medio ambiente.

Recientemente, dos investigaciones independientes han analizado el impacto de la contaminación en las dos ciudades más grandes de España: Madrid y Barcelona. Cada una se ha centrado en un tipo de contaminación y en un grupo poblacional especialmente vulnerable. La primera de ellas ha estudiado el efecto de la polución del aire en los niños de varios colegios de la Ciudad Condal. La otra ha investigado la contaminación acústica derivada del tráfico en la capital y su impacto en la salud de la gente mayor de 65 años.

Las preguntas que se hicieron fueron: ¿cómo afecta la contaminación del aire al desarrollo de los niños? Y: ¿cuál es la relación entre la contaminación acústica y las muertes de personas ancianas?

El aire que respiran

Como parte del proyecto BREATHE (“respirar”, en inglés), científicos del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL), de Barcelona, seleccionaron 39 colegios de la ciudad, expuestos más o menos directamente a la contaminación del tráfico en calles cercanas. Cuantificaron la contaminación en los colegios midiendo los niveles de ciertos neurotóxicos en el aire de las aulas, como el dióxido de nitrógeno, el carbono o las partículas ultrafinas en suspensión. Durante un año, evaluaron además el desarrollo cognitivo de los niños entre 7 y 10 años mediante tests de memoria y de concentración. Tal y como explican los autores en el artículo, en esa etapa se desarrollan funciones cognitivas del cerebro que son fundamentales para el aprendizaje.

Captura de pantalla 2015-05-13 a la(s) 12.30.50

Situación de los 39 colegios de Barcelona escogidos para el estudio. Las líneas marrones corresponden a arterias de tráfico. En blanco se muestran los colegios con baja exposición a la contaminación, y en negro aquellos muy expuestos, según los niveles de NO2 registrados. Fuente: artículo.

Estudios anteriores habían demostrado ya que la contaminación del aire perjudica el desarrollo del cerebro de los niños durante el embarazo y los primeros años de vida. Con este trabajo, se comprobó que este efecto negativo se prolonga también durante la infancia. Los investigadores concluyeron que los niños expuestos a altos niveles de contaminación tuvieron un desarrollo cognitivo menor que los escolarizados en colegios más alejados de la polución.

Los niños expuestos a altos niveles de contaminación tuvieron un menor desarrollo cognitivo que los menos expuestos

La contaminación del aire no sólo afecta a nuestros pulmones, como podría pensarse ingenuamente. Se ha visto que ciertas partes del cerebro, como el cortex prefrontal y el núcleo estriado, presentan inflamación tras ser expuestas a la polución del tráfico. Además de provocar un empeoramiento general de la salud, la contaminación puede ser especialmente dañina en el caso de los niños, cuyos organismos aún no se han desarrollado por completo. Un desarrollo cognitivo menor acarrea dificultades para el aprendizaje así como desórdenes de atención, lo cual puede repercutir en peores resultados escolares y comportamiento.

 Y hubo tanto ruido…

que al final llegó el final, dice una canción de Joaquin Sabina. Podría tratarse de un sucinto (y cruel) resumen de lo que concluyeron en el segundo estudio los investigadores del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua del CSIC en colaboración con la Universidad Autónoma de Madrid y el Instituto de Salud Carlos IIIEllos se centraron en la contaminación acústica de la capital. En esa ciudad, el 80% del ruido ambiental se debe al tráfico. Se trata de uno de los cuatro factores medioambientales con mayor impacto en la salud de la gente.

Los investigadores utilizaron los datos de la Red Fija de Control de Contaminación Acústica, que mide en tiempo real los niveles de ruido en 6 puntos de la capital. Constataron que la mitad de los días y todas las noches que duró el estudio dichos niveles superaron los máximos recomendados por la Organización Mundial de la Salud.

Un incremento de tan solo un decibelio en el ruido del tráfico provoca un aumento de las muertes en personas mayores de 65 años

Analizando los datos de mortalidad de los años 2003-2005, concluyeron además que un incremento de tan solo 1 decibelio (dB) en el ruido del tráfico provoca un aumento no despreciable del número de muertes en las personas de más de 65 años. En concreto estimaron que, reduciendo este ruido en 1 dB, podrían evitarse alrededor de 284 muertes anuales debidas a causas cardiovasculares y, sorprendentemente, casi 200 debidas a causas respiratorias. Los investigadores aclaran en el estudio que esto no quiere decir que una persona, sometida puntualmente en un determinado lugar a una gran cantidad de ruido, vaya a morir unos días después de un infarto. Se trata más bien de un efecto a largo plazo. Pero, ¿cómo es posible que el ruido pueda provocarnos problemas cardiovasculares y hasta respiratorios?

Tal y como explican en el artículo, el ruido nocturno en las grandes ciudades debido al tráfico puede causar la interrupción sistemática del sueño, lo que acarrea la ausencia de un sueño reparador profundo, esencial para el organismo. Ante esta situación de estrés, el cerebro libera mayores cantidades de cortisol, una hormona que provoca un aumento del nivel de azúcar en la sangre. Se trata de una reacción natural del organismo, que intenta suministrar más energía al cuerpo para hacer frente al estrés.

Sin embargo, si esta situación se repite y se prolonga, se puede dar una sobreproducción crónica de cortisol, que, a la larga, provocará la acumulación de ácidos grasos en las arterias. Esto aumenta directamente el riesgo de sufrir un accidente cardiovascular. Pero es que, además, existe también una relación directa entre niveles elevados de cortisol y el riesgo de padecer asma y bronquitis crónica.

5591761716_436a055246_o

El tráfico es una de las mayores fuentes de contaminación en las grandes ciudades, no solo por las emisiones de gases tóxicos sino también por la cantidad de ruido que genera. Foto: epSos.de

Por todo esto, los investigadores del estudio advierten de que el ruido ambiental debería ser considerado un contaminante peligroso. Reducirlo depende de nosotros y no parece ser tan difícil. Si tan solo el 12% de los coches de la ciudad fueran eléctricos, afirman, se reduciría el ruido del tráfico en 0.5 dB.

A pesar de que casi todos somos muy conscientes de la tremenda contaminación que sufrimos a diario, no está de más que nos recuerden periódicamente los riesgos que esto entraña. Quizás así decidamos cambiar poco a poco las cosas, comprando coches eléctricos en vez de los habituales o escogiendo la bicicleta como medio de transporte, por ejemplo. Pero reducir la contaminación, tanto del aire como acústica, no puede depender únicamente de las acciones de los ciudadanos de a pie. El control del tráfico, así como de otras fuentes de contaminación, debería ser una prioridad para las políticas de salud pública y medioambiental.

***

Foto de portada: Pollution (Autor: Damián Bakarcic)

¿Te gusta Mayhem Revista? Recibe nuestras entradas en un boletín semanal. Apúntate aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s